buguroo | Blog de Fraude Bancario Online

Cómo utilizan los fraudsters las cuentas mula para blanquear su dinero

Escrito por Pablo de la Riva | 28-feb-2020 10:46:15

Cada año, los bancos cierran decenas de miles de cuentas por sospecha de fraude; el banco Santander cierra de media 24.000 cuentas al año y una gran parte de ellas, cerca de la mitad, son supuestas cuentas mulas.

¿Qué es una cuenta mula?

Existen dos tipos de cuentas mula:

  • Cuentas creadas por los delincuentes utilizando identidades robadas o sintéticas.
    Los delincuentes utilizan información legítima o una combinación de información legítima y falsificada del cliente para cometer un fraude de cuenta nueva, abriendo cuentas nuevas con fines ilícitos sobre las que tienen un control absoluto y que no se pueden rastrear. Pueden utilizarlas para transferir sus fondos entre ellas, para «blanquear» capitales o para elevar la calificación crediticia de las cuentas antes de retirar el crédito máximo sin intención de devolver el dinero al banco.
  • Cuentas pertenecientes a clientes legítimos que permiten a los delincuentes utilizarlas con fines ilícitos.

Por lo general, estos clientes son personas normales y confiadas, engañadas con la promesa de un «trabajo» bien remunerado desde la comodidad del hogar. El puesto a cubrir suele parecer legítimo, como «agentes de tramitación de fondos».

Lo único que tienen que hacer es proporcionar su número de cuenta. A continuación, el dinero llega a su cuenta con la instrucción de transferirlo a otra cuenta, cobrando una comisión.


A primera vista, parece una forma muy sencilla y rápida de ganar dinero.

Sin embargo, este proceso convierte una cuenta bancaria legal en una cuenta mula y, por tanto, ilegal. Por ejemplo, en el Reino Unido, el titular de la cuenta se enfrenta a hasta 14 años de prisión si le descubren, por no decir que en el futuro le resultará extremadamente difícil realizar cosas tan básicas como abrir una cuenta bancaria.

Tras la detección de una cuenta mula, es su titular el responsable del delito, mientras que los verdaderos artífices de la operación quedan impunes.

 

Blanqueo de capitales

Ambos tipos de cuentas mula se utilizan para realizar las operaciones de blanqueo de capitales de los delincuentes. Es decir, cuando los clientes legítimos permiten el uso de sus cuentas para estas acciones, que a simple vista pueden parecer una forma sencilla e inofensiva de ganar dinero desde casa, podrían terminar facilitando todo tipo de delitos, como terrorismo, tráfico de drogas, tráfico de armas, trata de seres humanos, etc.

Y el hecho de que los delincuentes logren crear cuentas nuevas ilegítimas en nombre de otros significa que controlan redes complejas de cuentas mula y transfieren los fondos entre ellas para distanciarse de sus actividades delictivas habituales.

Las cuentas mulas permiten hacer irreversibles e irrastreables operaciones fraudulentas que de otro modo serían reversibles y rastreables.

 

¿Cuáles son las víctimas perfectas?

Últimamente, los fraudsters se dedican a reclutar a jóvenes como mulas de dinero; es más probable que «piquen» debido a su vulnerabilidad y porque suelen andar escasos de fondos. El Barclays ha publicado cifras que indican que casi un tercio de las mulas de dinero de las que tiene constancia eran menores de 21 años.

Hashtags que le pueden poner entre rejas

La afición de los jóvenes por las redes sociales les convierte en víctimas fáciles: lo único que los fraudsters tienen que hacer es aplicar ciertas técnicas básicas de ingeniería social.

Por ejemplo, es habitual ver en las redes sociales, especialmente en Twitter, hashtags que anuncian «dinero fácil» y que no son sino cebos para atraer a la actividad delictiva.

Según el banco Santander, uno de cada cuatro menores de 25 años admite haber respondido a publicaciones con hashtags como #PayPalFlip, #EasyMoney o #legitmoneyflips, típicas de este tipo de fraude. Pero cuidado, porque responder a estas publicaciones conduce sin remedio a un delito.

Posibles consecuencias

Muchas personas no saben que este tipo de estafa es ilegal, por lo que desconocen la existencia de castigos. El encarcelamiento puede parecer la consecuencia más grave, pero existen otras sanciones. Esta es otra de las razones por las que los jóvenes son tan vulnerables a estas estafas: no entienden las consecuencias de sus actos.

Muchos adolescentes consiguen su primera cuenta bancaria sin esfuerzo alguno. Es muy probable que no sepan que las cuentas mula pueden congelarse y que es posible que no puedan volver a solicitar una cuenta nueva en un plazo seis años (en el caso del Reino Unido), lo que les haría pasar a depender económicamente de sus familiares o amigos hasta casi los treinta.

Puede que tampoco se paren a pensar en sus futuras necesidades económicas, como la obtención de una tarjeta de crédito o de una hipoteca. Podrían quedarse sin estas opciones.

Otras víctimas

Sin embargo, no solo los jóvenes deben andar precavidos. Para los fraudsters, las personas de entre 40 y 60 años son «blancos perfectos». El motivo es que los bancos y algunas soluciones de lucha contra el fraude consideran menos sospechosas a las personas de esta edad que carecen de antecedentes.

Otro tipo de fraude de cuenta mula que puede afectar a las personas de más edad se produce cuando estas solicitan, por accidente, un préstamo a una empresa ilegal. Reciben más dinero del que han solicitado, algo que los fraudsters explican como un «error administrativo».

Después, piden a las mulas involuntarias que transfieran la cantidad de más a una cuenta distinta de aquella desde la que se les envió el dinero originalmente.

Así, los delincuentes «blanquean» el dinero obtenido mediante un delito y hacen que para los investigadores del fraude resulte más difícil rastrear el dinero y devolvérselo a su propietario legítimo.

 

¿Qué pueden hacer los bancos para combatir las cuentas mula?

Las cuentas mula se utilizan para repartir los fondos robados mediante fraude y dificultar la recuperación de un dinero que suelen terminar pagando los proveedores de servicios financieros.

Una buena solución de seguridad bancaria debe empezar analizando los datos históricos de la cuenta y estableciendo alertas que permitan identificar rápidamente cualquier actividad sospechosa, como un ingreso en efectivo grande y repentino en una cuenta.

Sin embargo, esto no basta para contrarrestar por completo las cuentas mula. Además, una solución integral debe imponerse como prioridad el descubrimiento de los propios fraudsters.

Debe ser capaz de detectar el comportamiento del fraudster en la fase de onboarding como primera barrera de defensa, para que los delincuentes no puedan abrir cuentas nuevas ilegales.

Esto les dejará como única opción reclutar mulas de dinero. Es en este punto en el que una solución debe identificar los comportamientos típicos de fraudsters conocidos para reconocerlos en el futuro e impedir que blanqueen dinero.

Si los delincuentes ya han logrado crear cuentas ilegítimas, se pueden aplicar la biometría del comportamiento y los datos históricos de dispositivos y entorno para descubrir el modus operandi propio de los delincuentes.

Esto permite identificar a los fraudsters y después utilizar el análisis de nexos para detectar otras cuentas mula controladas por ellos, bloqueando así todas las actividades de fraude y blanqueo de capitales perpetradas por ese mismo delincuente y ayudando a detener las ramificaciones de su actividad delictiva.
.